LÁNZATE A COSER POR PLACER

VÍDEO #2: TUS PRIMERAS PUNTADAS

¡QUIERO SABER CÓMO TE HA IDO! COMPARTE TU EXPERIENCIA Y PREGUNTA LO QUE NECESITES

Hace un tiempo, ellas estaban cómo tú hoy

María no había cosido nunca aunque en su familia sí había tradición costuril. Pidió una máquina a los reyes y... ahí se quedó ¿te suena? Por suerte encontró LÁNZATE A COSER POR PLACER y ya... ¡no pudo parar! Pensó que siempre estaba invirtiendo para los demás y decidió invertir en ella, aunque no lo tenía muy claro... Hoy dice que lo haría mil veces más.

Irene no esperaba que de forma on-line pudiese aprender tanto en tan poco tiempo. Ella creía que necesitaba una persona físicamente cerca. Ha podido resover todas sus dudas y aprender a su ritmo.
En este vídeo te enseña lo que ha sido capaz de hacer.

Belén siempre había querido coser, pero nunca encontraba el momento y ahí nos conocimos. Decidió darse el gustazo de conquistar su momento. Cree que una actividad creativa es lo que faltaba en su ritmo de vida. Y además se ha encontrado con una comunidad de mujeres que no se esperaba.

A Mariola lo que más le ha gustado es poder profundizar y aprender el por qué de cada paso. Por eso dice que esto son "mucho más que tutoriales".

Karina al principio no me hizo ni puñetero caso :), pero tenía la máquina guardada hacía 10 años y le pudieron las ganas. En LÁNZATE A COSER POR PLACER descubrió que podía utilizar sus creaciones y que le había encantado hacerlas. Ahora ha conquistado su momento y su familia la anima.

¿Y qué te voy a decir de Nieves? Ella dice que necesitaba un empujoncito porque no tenía ni idea, ¡y vaya empujón! había taaanto talento guardado en esas manos. ¡Ahora hace de todo para sus nietos!

Elena tenía la máquina de coser guardada hacía años. Decidió probar la semana Lánzate a coser por placer y se enganchó. Pasó de no saber hacer nada a ser capaz de hacer bolsos, riñoreras y lo que menos se esperaba... ¡ropa!

Carmen siempre había querido coser pero nunca se había puesto a ello. No tenía ni idea de lo que era una canilla. Ahora alucina porque ha sido capaz de hacer ¡hasta unas braguitas!