Mi declaración de intenciones para el 2018

¡Hola! Llevo un tiempo queriendo escribir esta entrada. He visto muchos escritos sobre propósitos, sobre qué le pide la gente al año, sobre un millón de objetivos por cumplir… y ufff ¡qué presión!. Parece que al empezar un nuevo año hay que cambiar sí o sí porque algo estaba fallando. Y no digo que no, cambiar es inevitable y si esto nos hace mejorar día a día, pues genial, pero los propósitos a menudo me generan frustración. Tengo que revisar mi grado de optimismo, especialmente a la hora de ponerme objetivos y metas, pero mientras consigo regresar al planeta tierra renuncio a hacer propósitos de año nuevo. ¿Y por qué escribo este post, entonces? Hoy te traigo mi compromiso Morucha, una declaración de intenciones sólida, que perdurará en el tiempo. Un manifiesto que voy a tener claro todo este año y me servirá de guía para poder acercarte lo mejor de mí hasta tu casa. Porque al final ese es mi objetivo, que Morucha Cucamona te haga feliz. Quiero que te sientas en casa, tan cómoda como para hacerte una coleta, ponerte zapatillas y espanzurrarte en el sofá.

Aquí va mi declaración de intenciones. Ya sabes que llevo un tiempo planteándome el ritmo de vida que nos rodea, intentando crear una marca sostenible y un estilo de vida coherente con mis valores y también contigo. Espero que mi compromiso ético te comprometa a ti también.

 

declaración

  1. Menos es más. La producción Morucha es chiquitita no porque no pueda ampliarla sino porque pienso que si aumentara la producción, disminuiría la calidad. Porque nadie vende duros a cuatro pesetas. Cada producto esta elaborado como si fuera único porque en realidad lo es. Quiero que tengas un producto exclusivo. Si todo el mundo lleva las mismas cosas… ¿qué tiene de especial?.
  2. Tejidos de alta calidad, siempre. Cuesta encontrarlos, pero existen. Apuesto por tejidos que están elaborados de forma sostenible y ética. Es verdad que no son económicos, pero son los que he elegido porque son duraderos y respetan el medio ambiente. Merece la pena gastarse un poco más y tener, por ejemplo, una manta que podrán usar tus hijos el día de mañana, que la filosofía a la que estamos llegando con la cultura de “usar y tirar”.
  3. Darle vida a los retales. Creo que el reciclaje es clave a la hora de producir y ser sostenible. Por eso, creo que los retales de tela merecen tener una segunda oportunidad. La verdad es que a la hora de coser, siempre procuro cortar al límite para que se desperdicie el mínimo de tela. Pero siempre hay un mínimo “sobrante”. Este año, voy a ponerme manos a la obra para dar una segunda oportunidad a esas telas. Pronto verás los diseños en los que estoy trabajando: estarán confeccionados con retales y estoy segura de que te van a encantar. Y además, pondré en marcha una iniciativa que no podrás perderte.
  4. Packaging sostenible. Tras mucho buscar, por fin he encontrado el packaging que buscaba. Tu pedido te llegará hasta tu casa en una caja de cartón, que espero que reutilices y a la que no te resultará difícil darle otra oportunidad. Estaré encantada de que me enseñes la otra vida de la caja Morucha. declaración
  5. Una experiencia única. Quiero que recibir un paquete Morucha sea una experiencia única para ti o para esa persona a la que quieres sorprender. El olor, la caja, el producto… pretendo que todo esté a la altura de tus expectativas o incluso las supere. Por eso, voy a seguir preparando cada pedido con amor y sin prisas. Creo que es tan importante como lo que alberga en su interior. Estaré encantada de que me cuentes tu experiencia Morucha en redes.
  6. Y por supuesto, seguir haciendo lo que más me gusta. Diseñar y confeccionar productos de manera artesanal y de una forma ética y responsable.
Y con el mundo… ¿Cuál es tu compromiso?

Compartir con ...


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay productos en el carrito.