Mi romance con las telas de lenguas o roba de llengues

¿Sabes que para fabricar 200 metros de tela de lenguas se pueden necesitar hasta 2 meses de trabajo?

Hoy quiero contarte con un poco más de detalle qué son las telas de lenguas y por qué han pasado de ser mi inspiración a convertirse en la base de mis diseños. Estoy segura  que a ti te van a fascinar también. Me han arrastrado de tal forma que cuando pienso en nuevas creaciones sólo las tengo a ellas en la cabeza. Bueno, a ellas y A TI.

Así que vamos allá: ¿por qué telas de lenguas?

En primer lugar porque son artesanas, ¿y eso qué significa? Pues que te transportan a ese tiempo, no tan lejano, donde las cosas se hacían despacio y con las manos. A ese planeta en el que los resultados no son inmediatos y es necesario respetar los tiempos de cada proceso.

Vivimos en la era del “aquí y ahora” y sin embargo la artesanía nos conecta con lo que somos y no sé a ti pero a mi me da paz y seguridad. De esta filosofía de vida se obtienen las telas que me tienen cautivada.

Taller Teixits Vicens en sus inicios (Pollença)

Pero hay más motivos, y es que no puedo desprenderme de mi yo ingeniera. La técnica Ikat es la que se utiliza para confeccionar la tela de lenguas. Durante el proceso de teñido se realizan una serie de ataduras en los hilos de algodón que impiden que el tinte llegue a algunas zonas de la tela. De esta forma, se van creando los característicos patrones que nos recuerdan llamaradas o lenguas de fuego.

En la actualidad, es Mallorca el único lugar de Europa en el que se sigue fabricando tela con esta técnica. Si visitas algún taller de telas mallorquinas, algo que tienes que hacer sin duda si vienes a Mallorca, experimentarás un viaje en el tiempo: el proceso sigue siendo el mismo que idearon nuestros ancestros con la incorporación de una mínima tecnología.

Teixits Vicens. Artesanos de las telas de lenguas desde 1854
Taller Teixits Vicens en la actualidad
Algodón ya tintado. Taller Teixits Vicens. Pollença

El resultado ya lo conoces: un tejido resistente compuesto por un 70% algodón y un 30% lino, duradero en el tiempo y con unos colores mediterráneos de fábula que me tienen todo el día maquinando para que te lleves a casa los complementos más especiales del mundo.

Siento una profunda admiración por los pocos talleres de telas de lenguas que quedan en Mallorca, son un grandísimo ejemplo de lucha e innovación que ponen en práctica cada día para mantener vivo, de forma sostenible, este legado que nos dejaron las generaciones anteriores.

Las telas de la línea Cucamona las selecciono en Teixits Vicens, en Pollença, donde se encuentra el telar en el que se cruzan los hilos de algodón con los de lino. Esos que yo me podría pasar horas mirando. Si algún día me pierdo puedes ir a buscarme allí, me encantaría compartir ese momento contigo.

 

 

Compartir con ...


Comentarios

Trackbacks and Pingbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay productos en el carrito.